bruxismo

TOXINA BOTULÍNICA PARA TRATAR EL BRUXISMO

El bruxismo es una patología que consiste en apretar de forma inconsciente la mandíbula e incluso rechinar los dientes. Se produce de forma general al dormir pero, en pacientes crónicos puede darse durante todo el día.

Entre el 5 y el 20% de la población presenta bruxismo. Esta dolencia puede generar sensibilidad dental, dolor mandibular, contracturas faciales, dolores de cabeza y diversas afecciones musculares.

La medicina estética trata esta patología mediante la infiltración de toxina botulínica en los músculos que provocan la actividad nerviosa descontrolada para relajaros y producir su inactividad.

Ofrece resultados a largo plazo. Los beneficios se pueden observar hasta 6 meses después del tratamiento.

Es un tratamiento que emplea una técnica sencilla, sin cirugías que, permite realizar vida normal después de la sesión y disfrutar de los múltiples beneficios terapéuticos. Se consigue una mejoría de los síntomas asociados al bruxismo de forma inmediata.

TODO LO QUE DEBES SABER DE LA TOXINA BOTULINICA PARA TRATAR EL BRUXISMO

En esta detallada ficha sobre aumento de labios podrás obtener toda la información sobre este tratamiento de medicina estética. Recuerda que si tienes dudas puedes consultar con uno de nuestros expertos sin compromiso o solicitar un diagnóstico gratuito.

Una sesión de toxina botulínica para tratar el bruxismo puede durar entre  10 y 20 minutos. 

El tratamiento se puede repetir incluso 2 veces al año. Pero, lo recomendable es realizarlo con una frecuencia anual.

Los resultados se observan desde la primera sesión y se prolongan hasta 6 meses.

Es un tratamiento sencillo  y rápido. Con una duración aproximada de entre 10 y 20 minutos. 

El tratamiento consiste en microinyecciones de pequeñas dosis de toxina botulínica en los músculos motores de la mandíbula. Consiguiendo reducir las contracciones involuntarias que se provoca el bruxismo sin afectar a la capacidad del habla o de la masticación.

Los efectos son inmediatos, pudiendo notar una sensación de alivio en las zonas donde generalmente se presenta dolor. En 72 horas la sintomatología asociada al bruxismo habrá desaparecido o se habrá reducido notablemente.

Los resultados son de larga duración pudiendo durar hasta 6 meses después del tratamiento.

El botox bloquea la actividad nerviosa de los músculos que provocan el bruxismo. Llegando a relajarlos para evitar el choque mandibular. Esto se traduce en una mordida más suave, relajada y controlada.

De esta forma se consigue eliminar el rechinamiento de los dientes sin afectar al habla o la masticación.

Los resultados son visibles en 72 horas y pueden prolongarse hasta 6 meses después de la sesión.

Pudiendo paliar las consecuencias directas de bruxismo, tales como; desgaste dental, fractura del esmalte, destrucción del hueso, problemas de articulación mandibular, pérdida de fuerza y densidad en la articulación temporomandibular.7

Así como reduciendo o eliminando los síntomas que se asocian al bruxismo; dolor de cabeza, migrañas, contracciones faciales y dolor mandibular.

Es un tratamiento que no requiere cirugías ni anestesias con resultados de larga duración y pudiendo hacer vida normal después de la sesión.

Mejora la calidad de vida de los pacientes tratados al mejorar la sintomatología asociada al bruxismo y demorar los trastornos dentales que genera.

Así mismo, mejora la comodidad al no necesitar otros productos para aliviar la tensión mandibular como las férulas de descarga.

El tratamiento con toxina botulínica para tratar el bruxismo es muy sencillo, rápido y con resultados visibles inmediatos.

Con el objetivo de garantizar la máxima eficacia y seguridad en los resultados de un tratamiento con toxina botulínica nuestro equipo de expertos recomienda seguir estas pautas post tratamiento:

 –          No masajear el área tratada durante las 4 horas posteriores

–          No acostarse hasta pasadas 2-3 horas

–          Evita hacer ejercicio en las 6 horas post tratamiento

–          No exponerse de manera directa al sol ni a ambientes fríos

–          Duerme boca arriba los 3 primeros días post tratamiento

Los tratamientos con toxina botulínica apenas tienen contraindicaciones. Raramente producen efectos secundarios como; reacciones alérgicas, rigidez facial o náuseas.

Sin embargo, el tratamiento siempre debe realizarse de la mano de expertos en medicina estética y, debe realizarse un estudio de cada cliente para mantener la máxima seguridad.

No se recomienda realizar tratamientos con botox en mujeres embarazadas o lactantes.

Precio desde:

399€

sesión

CENTROS 360CLINICS QUE REALIZAN ESTE TRATAMIENTO

OTROS TRATAMIENTOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Call Now Button
Contactar ahora